Descubre Pontevedra, capital de las Rías Baixas

Inicio / Visita Pontevedra

Sin duda, Pontevedra es una ciudad que no debes dejar de visitar. Muchas veces la gente que viene a Galicia no la tiene en su listado inicial, pero cuando vienen a descubrirla sorprende por su belleza. Su casco histórico fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1951, es uno de los mejor conservados de Galicia (junto con el de Santiago de Compostela) y en los últimos años ha recibido multitud de premios como modelo de ciudad. Es especialmente envidiada porque se trata de la primera ciudad del mundo en funcionar perfectamente a diario sin coches. De los lugares que no tenemos que perdernos en una vista a Pontevedra, el primero a visitar está la plaza de la Peregrina, donde nos encontraremos con la mascota de la ciudad, el loro Ravachol, y la peculiar capilla de la Virgen Peregrina que, con su forma redonda, es toda una sorpresa. En esta capilla podemos subir hasta lo alto de la cúpula, pero no se puede salir al exterior para disfrutar de las vistas aéreas de la ciudad, por lo que no es recomendable pagar por subir a lo alto de la cúpula

Capilla de la Virgen Peregrina

Capilla de la Virgen Peregrina

Adyacente a la plaza de la peregrina encontraremos la plaza de la Ferrería, con unos bonitos jardines delante del convento. En esta plaza se conservan algunos de los edificios más antiguos de la ciudad, con los típicos soportales del norte y con gruesas columnas de piedra. A poco que miremos con atención, observaremos muchos estilos arquitectónicos diferentes alrededor de esta plaza.

Plaza de la Ferrería

Plaza de la Ferrería

Continuando nuestro camino por el casco histórico de Pontevedra, llegaremos a la coqueta y animada plaza de la Leña, presidida por su crucero y con un claro ambiente medieval. Desde aquí, nos podemos acercar hasta la Iglesia de San Bartolomé, lugar en el que está la estatua de la virgen patrona de la ciudad, claramente embarazada.
Acercándonos hasta el río, habremos llegado hasta el Museo de Pontevedra, en el Sexto edificio. Dentro de este gran recinto encontraremos obras de arte que van desde la edad de bronce hasta los tiempos más actuales, pasando por los romanos, las vanguardias y los movimientos artísticos propios de la zona. La visita es gratuita y, junto a las exposiciones temporales, es más que recomendable para los que tengan gusto por el arte. En total, tardaremos en ver todas las salas de exposiciones entre una y dos horas.
El río Lérez, que bordea Pontevedra, está justo al lado del museo, por lo que es buen momento para dar un paseo por su rivera viendo puentes tan variopintos como el del Burgo, el más antiguo de todos, u otros más modernos como el de los Tirantes.

Puente de los tirantes

Puente de los tirantes

Si tenemos ganas de caminar podemos acercarnos hasta la isla de las esculturas, un parque salpicado por obras de arte de artistas locales disfrutando de la naturaleza que ofrece el río Lérez.
Volviendo al casco histórico de Pontevedra, nuestra visita de piedras y monumentos continuará por la plaza de Santa María, donde se encuentra la Basílica menor de Santa María la Mayor.
En esta basílica se puede subir hasta el campanario, que ofrece unas bonitas vistas de esta parte de la ciudad y del discurrir del río.

Casco histórico de Pontevedra

Plaza dde Santa María

Basílica menor de Santa María la Mayor

La última gran plaza que nos queda por visitar es la plaza de España, situada junto a la alameda y el ayuntamiento. En esta gran zona verde podemos visitar las ruinas de la iglesia de Santo Domingo, y también empezar un tour guiado por las callejuelas del centro de la ciudad, algo más que recomendable para conocer la historia de Pontevedra, el por qué de que las calles tengan varios nombres, o la historia del legendario pirata Benito.
En este recorrido hemos rodeado el casco histórico de Pontevedra, ahora solo nos queda zambullirnos entre sus callejuelas para disfrutar de la esencia de esta ciudad tan cómoda de caminar y de visitar, sin olvidarnos de tomarnos algo en algunas de sus terrazas, y de saludar a Valle Inclán, uno de sus ilustres residentes.

Puente del río Burgo

Puente del Río Burgo

Ruinas de la igesia de Santo Domingo

Ruinas de la iglesia de Santo Domingo

Pontevedra es una ciudad que sorprende a propios y extraños por su gran respeto hacia el viandante y, si es la primera vez que la visitas, seguro que te encanta por todo lo que tiene que ofrecer.